El aceite de soya “Imperial” contiene el 85% de grasas buenas, por lo que evita e incluso reduce la formación de depósitos de colesterol en el sistema circulatorio. Además de aportar a nuestro organismo una cantidad importante de omegas 3 y 6 además de vitamina E.

Estas propiedades intrínsecas del aceite de soya también lo hacen el más recomendado, tanto por nutriólogos, cardiólogos, y muchísimas instituciones de salud a nivel nacional e internacional.

El aceite de soya es el número uno en consumo y preferencia del público, tanto en hogares, como en la producción de alimentos a escala industrial. En los Estados Unidos, más del 75% del aceite que se consume es de soya, y esta preferencia internacional se debe a sus propiedades nutricionales, además de los beneficios que aporta a la salud de los consumidores a nivel doméstico, y a su alto rendimiento a escala industrial.